La otra parte de las apuestas

No es la primera vez que comentamos que las apuestas deportivas se transforman prácticamente cada día. Al principio, hace unos años, era un espacio reservado en exclusiva a aquellos gurús que se consideraban expertos en un deporte determinado y querían embolsarse algo de dinero. Con el tiempo aparecieron los jugadores recreacionales, aquellos que con poco capital querían simplemente dar un aliciente extra a aquellos eventos que por hobby amaban ver. Más o menos es lo contrario de lo que ha sucedido en el casino online, que ha pasado de contar con muchos jugadores ocasionales a tener cada vez más expertos.

Sin embargo, en pleno auge de las páginas de apuestas, cada vez son más perfiles los que se sienten atraídos por este mundo y muchos de ellos ni siquiera son conocedores de ningún deporte en particular. Ingenieros, analistas estadísticos, matemáticos... Deportes como fútbol, tenis, baloncesto o béisbol se prestan mucho al análisis extradeportivo, por lo que es un fenómeno que no debería sorprender a nadie. Además, casas como Bet365, Bwin o la mismísima Betfair cada vez ven con mejores ojos la incursión de estos nuevos protagonistas. Es por eso que es importante conocer, al menos por encima, estas estrategias secundarias donde el conocimiento del evento o eventos en cuestión pasa a un segundo plano. En líneas generales, hay tres clases de estrategias distintas, por lo que vamos a desglosarlas una por una.

Dutching

El dutching es una técnica que se puede utilizar en prácticamente cualquier casa de apuestas deportivas. Betstars, Sportium, Luckia, William Hill, Bet365... todas ellas cuentan con opciones para poder llevarlo a cabo. Pero... ¿en qué consiste exactamente?

Este curioso sistema consiste en realizar varias apuestas a diversos posibles resultados de un posible evento, cubriendo de esta forma el mayor rango de posibilidades que consideremos oportuno. Para ello, dividimos nuestra apuesta inicial de forma proporcional dependiendo de las cuotas de los resultados elegidos para que, sea cual sea el resultado acertado, siempre ganemos la misma cifra.

La analogía más simple que existe es la típica ruleta de un casino online o tradicional donde ponemos fichas a varios números o rangos en vez de a uno solo para abarcar más posibilidades. Es el mismo concepto, pero aplicado a las apuestas deportivas e inventado por Dutch Schultz. Que por cierto, recuerda que si quieres obtener toda la información sobre los mejores casinos online, tienes a tu disposición la página.

Obviamente, para calcular qué cantidad debemos meter a cada uno de nuestros pronósticos de un mismo evento, necesitamos saber cómo dividir nuestra inversión. La red está plagada de calculadoras de dutching, por lo que con una simple búsqueda en Google será más que suficiente para que des con una.

Esta técnica se utiliza, por ejemplo, para mercados con resultado exacto. Si pensamos que el partido va a tener menos de 2,5 goles, podemos realizar cuatro apuestas distintas al 0-0, 0-1, 1-0 y por último al 1-1. Dividimos la cantidad con la calculadora y si se cumple ese resultado ganaremos la misma cantidad de dinero sea cual sea. La ventaja de esto es que casi siempre vas a obtener mejor cuota final que apostar el mercado de menos de 2,5 goles.

Otra aplicación es apostar a goleadores. En vez de decantarnos por uno solo, que suele ser lo más habitual, podemos hacer dutching con los dos o tres favoritos para anotar un gol. La cuota disminuirá un poco, pero las probabilidades de acierto serán mucho mayores.

Ganador final de liga, descenso, pichichi... el dutching cuenta con multitud de aplicaciones, de ahí que su popularidad sea cada vez mayor.


Trading deportivo

La particularidad de esta estrategia es que se asemeja más a la bolsa que a las apuestas deportivas y que no se puede realizar en todas las casas de apuestas. De hecho, empresas como Bet365 no permiten esta variante ya que no cuentan con la opción de apuestas cruzadas. En las apuestas cruzadas la casa solo actúa de intermediaria y por cada apuesta que realizas, debe haber otra persona que la iguale, es decir, que haya apostado a exactamente lo contrario. Por ejemplo, si apuestas que en un encuentro de fútbol habrá más de 2 goles, otro usuario (o usuarios) deberá apostar a que habrá menos de 2 goles la misma cantidad de dinero. La casa pasa a ser un mero broker.

Otra característica es que podemos apostar a que algo no tendrá lugar, cosa que hasta ahora no era posible. Podemos apostar a que Cristiano Ronaldo no anotará, a que no habrán más de cierto número de saques de esquina, etc. Es cierto que en casas como Bet365 se puede invertir dinero a que habrá “menos de X” en muchos mercados, pero hay una gran diferencia entre eso y apostar a que algo no pasará.

Como decíamos, la idea del trading deportivo surge de las operaciones bursátiles. La premisa es invertir a favor de un mercado que consideremos probable y, una vez se nos ponga de cara, cerrar la apuesta con beneficios apostando menos dinero a lo contrario (cuya cuota será más alta). La diferencia entre lo que hemos metido a favor y en contra serán los beneficios obtenidos.

Lo cierto es que es un apartado sumamente complejo equiparable a calcular las posibilidades de ganar una mano en todo momento a la hora de jugar al póquer en un casino online, por lo que quizás un ejemplo aclare un poco las cosas.

Imaginemos que el más de 2,5 goles se paga a cuota 2 e invertimos 10€ porque tenemos estudiado que es un encuentro donde se esperan muchos tantos desde el punto de vista estadístico. Llega el minuto 20 de partidos y el encuentro se sitúa en 1-1, por lo que nuestra apuesta va viento en popa. En ese momento, el mercado de menos de 2,5 goles se paga ya a cuota 10, por lo que si invertimos solo 1€ aproximadamente, obtendremos beneficios pase lo que pase en los minutos restantes ya que nuestra apuesta inicial está perfectamente cubierta.

Evidentemente, el beneficio será algo menor que el inicial, pero la gran ventaja es que ya nos dará igual cómo finalice el evento en cuestión. Se trata de ir sumando poco a poco pero de forma mucho más segura. Para ello sobra decir que necesitaremos una casa de apuestas que permita las apuestas cruzadas y como decimos en nuestro país no abundan precisamente. Actualmente, en España solo Betfair y Carcaj permiten llevar a cabo este sistema, por lo que si te quieres decantar por él deberás tener cuenta en ellas.

Sea como sea, no hay ninguna duda de que el trading deportivo es todo un mundo a parte mucho más orientado al análisis estadístico y al cálculo matemático. Son muchos los expertos en esta materia que cada vez le están sacando más partido a esta parte de las apuestas deportivas y la verdad es que no es de extrañar, pero su complejidad es mucho más elevada que el resto de sistemas. Si te interesa, nuestra recomendación es que investigues un poco por la web ya que en la actualidad existen varias páginas que se dedican en exclusiva a este aspecto con artículos, vídeos e incluso foros donde otros usuarios comparten sus experiencias.


Sistemas

Los sistemas son un conjunto de reglas que se basan en una serie de criterios fijos que, tras haberlos estudiado, sabemos que tiene una esperanza matemática. Es decir, que a largo plazo son rentables aunque a corto no lo parezcan. Estos, normalmente, se pueden llevar a cabo en cualquier casa de apuestas, ya sea Bet365, Wanabet o cualquier otra que se te antoje.

Se puede comparar con las estrategias de blackjack o de las tragaperras en un casino online, que como bien sabrás a corto plazo son más aleatorias pero con el tiempo se pueden llegar a demostrar ganadoras. Una vez más, lo mejor es ilustrar con un ejemplo.

Pongamos que tras realizar un análisis exhaustivo sabemos que cierto equipo tiene más de un 80% de probabilidad de anotar 2 o más goles en su encuentro. Con esto en mente, elaboramos una serie de reglas para tratar de maximizar rentabilidad, como por ejemplo podría ser esperar a que no haya gol en los primeros 30 minutos para que la cuota del mercado “más de 1,5 goles” suba. Todo se reduce a reglas y a acatarlas de forma disciplinada, siempre con una demostración matemática que lo respalde.

Como habrás podido comprobar, es innegable que en las apuestas deportivas existen muchas formas distintas de ganar dinero. Todo es cuestión de ponerse a estudiar mercados y posibilidades, pero tanto si eres experto en un deporte como si no, las posibilidades están siempre ahí. Si tu perfil es más estadístico cuentas con todo lo explicado hasta ahora y si por otra parte se te da bien un deporte en particular, puedes simplemente optar por el método de pronosticación habitual.