La otra parte de las apuestas

Ejemplos de sistemas

Ya hemos dicho por activa y por pasiva que a la hora de crear un sistema de apuestas deportivas lo más importante son dos factores. El primero de ellos es saber que es rentable a largo plazo y el segundo contar con unas normas muy estrictas y siempre escritas sobre papel de antemano. Con estos dos ingredientes se puede ganar mucho dinero, es así de simple. Como ejemplo, os vamos a poner dos sistemas sumamente simples para que os podáis hacer una idea de cómo crear el vuestro propio.

Sin empate

Las normas de este sencillo son bien simples. Primero tenemos que encontrar partidos que vayan al descanso empate a cero y la segunda premisa es que entre tiros a puerta y tiros fuera sumen más de 10. Esto se traduce en oportunidades de gol. Las estadísticas las puedes encontrar dentro del evento en cualquier casa de apuestas de primer nivel, por lo que eso no supondrá ningún problema.

Si se cumplen ambas condiciones, la apuesta será ir en contra del empate, o lo que es lo mismo, a favor de la victoria de alguno de los dos equipos. En casas como Bet365 o Betfair tienes mercados referentes al “1-2”, pero de no ser así es tan sencillo como dividir tu apuesta en dos y apostar la mitad a la victoria de cada uno de los dos contendientes. Se ha demostrado que con estas dos simples reglas y mucha disciplina, es posible ser rentable. Obviamente, estaría mucho mejor estudiar los partidos y sus ligas con el fin de optimizar los beneficios, pero como iniciación no es estrictamente necesario.

Más de 2 goles

El segundo sistema que os vamos a enseñar es sobre goles. Se trata de escoger equipos que en sus últimos 10 partidos hayan tenido 2 o más goles en sus encuentros, sin importar si son suyos o del contrario. La segunda regla es que la cuota de “más de 1,5 goles” se coloque por encima del 1.80. Esto se hace para maximizar los beneficios ya que este mercado parte con cuotas muy bajas y necesitaríamos un porcentaje de acierto muy alto.

Por lo tanto y una vez tengamos seleccionado algunos equipos, basta con esperar a que vayan 0-0 hasta que la cuota alcance el parámetro de entrada y realizar nuestra inversión, así de simple.
Aproximadamente, con un 60% de aciertos resultaríamos ganadores, algo más que suficiente.

Como ves, crear un sistema no es sinónimo de complejidad. Las reglas las pones tú y lo importante es que hayas estudiado que pueden funcionar tras un periodo de “testeo”. Te recomendamos que o bien practiques con estos o bien te pongas manos a la obra con el tuyo propio, seguro que das con uno.